Beneficios de escuchar música clásica

- -

Noticias

La música en general, y en particular a la música clásica, se ha comprobado como es beneficiaria para la salud, en especial es buena para el cerebro y el corazón. Entre otras, se dice que sirve para reducir el estrés, mejorar el sueño, el estado de ánimo o que incluso ayuda a plantas y animales.

Un reciente estudio realizado por investigadores de la universidad de Montreal (Canadá), demuestra como la música genera en el cerebro las mismas sustancias químicas que regulan las diferentes sensaciones placenteras para el ser humano, y gran parte de ese placer se encuentra en las áreas cerebrales que se activan mediante la música. A continuación, repasaremos algunos de los beneficios demostrados de escuchar música clásica:

Estimula el cerebro

Dos de los efectos más importantes son: Mejora la creatividad y aumenta la memoria. La música barroca ayuda a relajar el cerebro y a mejorar la atención y la concentración, por lo que consigue potenciar a su vez, la creatividad.

¿Sabías que escuchar Mozart puede ayudar a mejorar la memoria? A raíz de diferentes investigaciones, se consiguió demostrar como las personas que escuchaban Mozart antes de un examen, mostraban un aumento en la actividad de las ondas cerebrales que están vinculadas directamente a la memoria, por lo que supone que mejora de forma temporal el razonamiento y la memoria a corto plazo, estimulando así la inteligencia.

 

 

Reduce el dolor y el estrés

Según algunos estudios, escuchar música clásica, jazz, u otras disminuye la presión arterial y ayuda a reducir el dolor crónico, por lo que oir música suave a diario ayudaría a reducir sus niveles de estrés, ansiedad y actúa como analgésico natural.

La música también influye en el estado de ánimo, provocando una serie de sensaciones que al oírla afecta al cerebro reduce el dolor y la ansiedad.

 

Mejora el sueño

Oir música clásica según la Universidad de Toronto asegura que “los ritmos y patrones tonales de esta música crean un estado de ánimo meditativo y unas ondas cerebrales lentas”, lo cual ayuda a dormirse más rápido. Esto favorecería a conseguir un ambiente más relajante, ayudando a conciliar el sueño mejor, mejorando por tanto la calidad y la duración del descanso.

 

Aumenta nuestra resistencia física

Escuchar música mientras se hace ejercicio físico consigue mejorar el rendimiento un 15%, sobre todo canciones con ritmo y letra.

 

Mejora la productividad

Una serie de estudios han demostrado que la música hace tareas repetitivas más agradable, encontrando en a música clásica una mejora en  la eficiencia y la precisión.

 

Hay muchas ventajas al escuchar música clásica. Desde MUSIKARTE os invitamos a probar.

 

 

Comentarios